31 de enero de 2015

Decide tu futuro en una semana.

¡Cuánto tiempo!

No os imaginás la cantidad de veces que he estado apunto de escribir una nueva entrada pero uno no puede elegir cuándo concertar una cita con la inspiración. Más bien, un día esta llama directamente a tu puerta y te pilla como te tenga que pillar (en mi caso, lo más probable es que en pijama), así es. 

De todos modos, tampoco creo que el estrés ni la saturación sean buenos amigos de la escritura o por lo menos de la de este blog. Estos días, a meses de la última entrada, algunos de vosotros me habéis recordado que leéis (o leíais) mis historias y no negaré que se me caen las bragas eso me encanta. ♥

En fin, resumidamente os cuento que he estado bastante liada. En estas fechas tengo que tomar algunas decisiones que pueden cambiar lo que termine haciendo el resto de mi vida. 

¡Por dios, que alguien me quite este peso de encima!


El caso es que es época de solicitar plaza en másteres y esas cosas, ¿sabéis? Y lo peor que te puede pasar es que seas la persona más indecisa del mundo (o la que más inquietudes tiene, que queda más bonico). Si queréis o si no, os cuento mis opciones para ver qué pensáis.

1. Mi opción uno (aunque no por ello diría que la favorita) es la de cursar dos años en el extranjero, en París para ser exactos y en mi universidad de allí, para concretar aún más. El programa sería en Comunicación y ya tengo las cartas de recomendación y toda la basura de documentación que piden for applying to it, you know? 

El caso es que si tenemos en cuenta que en Europa los grados son de tres años y los másters de dos, podríamos decir que con los cinco años y más de 300 ects que incorpora mi doble grado yo ya soy una postgraduada. ¿Qué se supone que voy a hacer ahora? ¿Estudiar dos año más y quasi doctorarme a nivel europeo? No, gracias. Sobre todo porque veo la mayor parte de mi futuro aquí, en España. No descartaría la opción de vivir en América del Norte pero me gustaría echar raíces y morirme aquí. ✈

En cuanto al money, este procedería de una beca de francesa, así que no supondría ningún tipo de desembolso (si es que la consigo, que no es nada fácil). Claramente este es un punto a favor que compensa algo la balanza de pros and cons.

2. La opción dos es la que más me cautiva hasta el momento (desde hace unas semanas y hasta este preciso instante, por lo menos). Se trata de un máster en finanzas, protocolo y otras disciplinas que siempre he querido estudiar (de hecho, ya lo hago por mi cuenta). Lo que más me gusta es que gracias al programa, está garantizado un año trabajando en el extranjero y sí, no lo voy a obviar, con un sueldo digno que aquí no abunda, la verdad.☆☆ 

Además, me encantaría que mi chico me acompañase en esta posible gran aventura, él ya lo sabe. En materia económica sería algo bastante asequible, puesto que también se trata de una beca de estudios.

3. Esta sí es la última opción y la última alternativa en cuestión de preferencias. Veréis, se trata de un programa alucinante en Comunicación Corporativa e Institucional. Me encanta, en serio, los profesores son de otro mundo. Desgraciadamente la economía pesa bastante, como unas veinte mil veces más que en otros casos. 

De hecho, pesa tanto que la balanza estalla en confeti.  °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸

 


En conclusión, no hay nada que pueda concluir. ¡Putas escaleras!
La idea es apostar por todo y esperar a ver qué sale. ♣